Buscar
  • Daniel Roibal

Tosca y el Tao El arte de fluir e influir

Cuando Giacomo Puccini sumo sus notas para que Tosca le dijese, con ojos y voz de amor a su amado pintor :

"Quiero Mario contigo... esconderme entre las sombras, y escuchar el sonido de todas las cosas"

para mi, le estuvo ofreciendo la bella pauta de hacer desde la observación, desde la quietud, desde la sombra con respeto a todas las cosas, para luego fluir y salir a la luz sin influir en su curso , pero sumando al todo, influyendo y abundando en la armonía  y equilibrio vitales.


En la filosofía del Tao, existe un hermoso concepto que aunque la heroína Italiana tal vez no hubiese escuchado como tal, parece ofrecer como el más anhelado  sueño ,deseo y regalo a su amor. Ese concepto es el Wu Wei o Wei Wu Wei, hacer casi sin hacer, no luchar, hacer desde la acción de estar atento desde la quietud.  Observar la pauta de una baile para luego incorporarse con naturalidad a él, tomar las frutas y verduras que por orden ecológico las estaciones ponen a nuestro alcance, decir te quiero en el momento oportuno, tras la observación y el aprendizaje. No desde mi deseo particular, ni siquiera desde el deseo del otro, sino desde el deseo de las palabras "te quiero".

Nadie puede decirle al sol cuando ha de ponerse en el horizonte, y esperamos atentamente ese momento sin forzarlo. Tal vez porque no hemos encontrado el camino aún de controlar el movimiento de rotación de la tierra a nuestro antojo, salvo el personaje del Principito que encontró un sencillo mecanismo para manipular al sol. Este ingenioso pícaro,para observar mil amaneceres en un solo día desde su minúsculo asteroide, el B612, solo tenia que adelantar un paso la silla desde la que lo contemplaba.

Solo hoy quiero hacer reflexionar desde el tierno momento que protagonizan dos amantes universales, como podemos fluir con los ritmos, las estaciones, con la luz, con la sombra, con nuestros sueños de abundar en los caminos de la vida plena, sin desarmonizar, pero influyendo .Pues a buen seguro el río a veces tranquilo, a veces furioso prefiere llevarnos y conducirnos en él pues para ello nació, esa es su natural misión , ser vehículo de nuestras evoluciones de nuestra activa y nutritiva presencia.

Feliz Semana


1 vista