Buscar
  • Daniel Roibal

El Mago de Oz- Realmente , no hay lugar como el hogar

Cuando Dorothy Gale, la protagonista del Mago de Oz, pronunciaba esta palabras, no es que descartase explorar y conocer otros mundos , otras formas de vivir e interpretar la vida siguiendo el  camino de baldosas amarillas, todo lo contrario, pero para recargar energía escoltada por sus amigos granjeros y por su familia, anhelaba el hogar.

Ayer las tres personas de un comercio de alimentación que frecuento me comentaban que la gente cuando visita su hogar, no quieren irse de él, se encuentran como en casa, y me preguntaban porqué debería ser. Solo hace falta conocerlos un poco a ellos y no necesariamente su hogar para saber que seguro ofrecen humilde y generosamente todo lo que tienen. Sus sillas, sus alimentos y sus sonrisas. Son tan alegres y amables que seguramente su casa emana eso, pues los espacios narran las historias y el modo de ser de sus habitantes.

Me dio por pensar en otro hogar que visité recientemente.Éste, reformado hace muy poco, también transmite unos valores. Decoración perfecta ,de revista actual de diseño de interiores,Todo en su lugar y un lugar para cada cosa. Los niños,dos, tienen un lugar asignado para sus juegos. El marido uno para su estudio. Rezuma paz y buen gusto , da la sensación de estar diseñado más para que el visitante recree y su vista y aplauda al diseñador, que para habitarlo.

No voy, o intento no juzgar en ninguna de mis consultas, pues el espacio es el que es para ayudarnos a progresar y evolucionar en la vida. Mi labor es mostrar lo que este narra y dice a nivel de cualidades, armonía y áreas de vida, para que los habitantes tomen conciencia y actúen en consecuencia si así lo desean.Pero no puedo evitar o tal vez no quiera, tener debilidad por esas casas que invitan a quedarse, en las que se siente uno acogido, casi en adopción y que se comparte con humildad lo que hay. Por ello comprendo a la protagonista de esa increíble película de 1939 y animo a observar que valores, que grita y expresa nuestro hogar aunque deseemos ocultarlo y a modificarlo o a bendecirlo si es coherente con nuestros anhelos.

Felices últimos días de invierno


166 vistas