Buscar
  • Daniel Roibal

El cielo de septiembre


Mil colores, tonalidades y formas sugerentes dibujan las nubes en el cielo de septiembre. Cada año acude a su cita el agua en forma de nubes esculpidas por los vientos y tamizadas por la luz.


Nos recuerdan que pronto comienza el otoño, estación optima para concretar proyectos, para estudiar aquello que nunca nos atrevimos, o aquello que no nos permitimos explorar. Época del año donde el recogimiento comienza paulatinamente y vamos transformando nuestros hogares en nidos de alegría y felicidad donde compartir los aprendizajes del día. No estamos ya para soñar e inspirarnos con las noches del verano, ahora es momento de poner foco en concretar energía, así como los minerales aprovechan las sales del agua, sus particular pesadas para concretarse en hermosas piedras de valor, así nosotros elegimos que desarrollar durante unos meses, que concretar, que servicio o proyecto desarrollar para abundar en belleza, bondad y verdad.

Puede ser un curso de formación, puede ser un proyecto de convivencia, puede ser un negocio.

El feng shui nos enseña a fluir con las estaciones, y esta que va a comenzar anunciada por este maravilloso cielo, que nos sugiere con sus mil formas, mil propuestas, es la estación del oeste, la del elemento metal, la de la concentración, la del tigre blanco.

Que bueno crear nuestras vidas acompañados de la armónica coherencia con las estaciones. Es como si tuviésemos un plus de energía, como ser llevados fluidamente por la corriente del rió y no ahora por la dispersión del mar.

Pero ojo no por ser el momento en que comienza el movimiento de interiorización, hibernemos seis meses como el oso, pues no somos osos aunque alguno podamos parecerlo.

Feliz mirada al cielo de septiembre, catálogo de formas y señales que nos indican el camino.

11 vistas